Turismo Ayacara es un operador turístico auténticamente sureño, lo que garantiza un profundo conocimiento de la zona
 
Laguna San Rafael
 
 
 
Excursiones Sur de Chile
Turismo Aventura
Barcos y Catamaranes
Transfers-Traslados
Cruceros
 
   
DATOS DE INTERÉS
Conversión de monedas
Dólar estadístico
El tiempo en Chile
Hora oficial de Chile
La hora en el mundo
Distancias en Chile
Peajes
Códigos postales
Códigos teléfonos de Chile
Códigos teléfono del mundo
Baja Música chilena
Folclor Chileno
Trámites de ingreso a Chile
Trámites para salir de Chile
Permanencia en Chile
Obtención de Visa
Obtención de pasaporte
Aduanas de Chile
Pasos Fronterizos Chile
Aeródromos-Aeropuertos
Autorización mascotas
Menores al extranjero
Mapas del sur de Chile
   
INFORMACIÓN TURÍSTICA
Bariloche
Caleta Tortel
Cueva del Milodón
Carretera Austral
Chaitén
Chiloé
Fiordo Quintupeu
Frutillar
Hornopirén
Lago General Carrera
Laguna San Rafael
Llanquihue
Parques Nacionales
Puerto Montt
Puerto Natales
Puerto Varas
Punta Arenas
Saltos de Petrohué
Termas Aguas Calientes
Termas El Amarillo
Termas de Llancahué
Termas de Pichicolo
Termas de Puyehue
Termas de Puyuhuapi
Torres del Paine
Valdivia
Volcán Osorno
   
Transportes Trovo
 
 
 
MAPAS DEL SUR DE CHILE
mAPAS
 
 

 

 
Esta es otra empresa del 
GRUPO AYACARA
Transportes Trovo
Ayacara Mundo.com
Turismo Ayacara Ltda.
 
 
© Todos los derechos reservados
 
 
LAGUNA SAN RAFAEL
Donde el paraíso se vistió de blanco
 
Laguna San Rafael se encuentra ubicada el el Parque Nacional del mismo nombre en la zona sur de Chile. Se nos muestra en un dantesco espectáculo congelado, con hielos de 30000 años y más de 70 metros de altura. Glaciares esculturales se desnudan ante nuestros ojos estupefactos. Es el refrigerador  del mundo; una gran reserva de agua para la humanidad. Está ubicado en las comunas de Puerto Aysén, Tortel, Cochrane y Chile Chico, a una distancia de 120 millas marinas al sureste de Puerto Chacabuco.
Impresiona ver caer con estrépito inmensos trozos de hielo desde esa inconmensurable masa .  La grandeza de la naturaleza se manifiesta en este lugar en medio de una sensación indescriptible de regocijo, silente armonía y gélido ambiente.
No existe un camino terrestre que lleve directamente al Glaciar San Rafael, porque la topografía de la Cordillera de los Andes es un gran obstáculo a esa altura del continente y porque en el Lago General Carrera, las cadenas montañosas y el propio glaciar, cortan en dos el territorio continental de Chile. Esta laguna tiene forma circular y cerca de 100 kilómetros cuadrados de superficie. Está situada en una región completamente aislada y solitaria, donde no existen asentamientos humanos próximos. Por esta misma razón, permanece como un soberbio espectáculo natural, un paisaje bellísimo que vale la pena conocer
 
 
Un testimonio ilustrativo
 
Mapa Laguna San rafael
El himno nacional resuena en las soledades de la XI región frente un inmenso murallón de hielo. Las voces emocionadas revelan una forma extraña y paradójica del actuar de los seres humanos cuando se enfrentan a portentos de la naturaleza. Si no se grita o si no se puede saltar, emanan los cantos propios.
El glaciar San Rafael, uno de los hitos turísticos del imaginario nacional, se eleva ante la mirada con su enorme masa helada milenaria. La canción nacional no hace nada más que ofrendar admiración como una especie de rezo ante un antiguo dios.
Cruzando Canales
Hay muchas formas de llegar al Parque Nacional San Rafael: sobrevolándolo en avionetas, incursionando por la senda que constituirá la ruta que va por el valle Exploradores hasta la laguna o navegando desde Puerto Montt o Chacabuco.
El barco espera a un centenar de pasajeros, en su mayoría de la tercera edad, que hacen la guardia para embarcarse. El ambiente es de relajo, expectación y risas. Muchos de los viajeros se encuentran ad portas a cumplir un sueño anhelado vía el plan de “Vacaciones para la Tercera Edad” que disminuye ostensiblemente los precios para esta travesía.
El viaje dura 5 días en que se recorrerán los principales atractivos de la
XI región. El transitar pausado del buque entre los canales de la desmembrada zona es uno de las mejores armas para la observación de una naturaleza pocas veces vista y en estado de total pureza.
Las primeras jornadas son de conocimiento entre los pasajeros. Diversas actividades como charlas sobre los atractivos de los lugares a visitar, las comidas diarias y los espacios comunes como el pub y las terrazas permiten que se forme una confraternidad a la espera de ver aparecer al tercer día los vestigios de la glaciación.
Cuento aparte es ver a la gente mayor convertida en niños nuevamente: dichosos, rejuvenecidos, llenos de vitalidad y animando las competencias de “alianzas”  especialmente diseñadas para los visitantes.

Tras el primer día y medio de navegación con vista a la cordillera de Los Andes y sus volcanes, el barco fondea en Puerto Chacabuco. Por unas horas los pasajeros tiene la posibilidad de visitar Puerto Aysén, con sus plácidas calles, hermosa plaza y vista sobre farellones montañosos poblados de árboles.

Frente al Hielo

Una vez de vuelta al “Puerto Edén” se dan las últimas instrucciones respecto al día siguiente en que San Rafael se dará a conocer. “Si las condiciones lo permiten”, es la frase imperativa que podría poner en riesgo el descenso a los botes zodiacs.

Lunes en la mañana y amanece despejado. Una inmejorable señal para los pasajeros que desde muy temprano exploran las instalaciones exteriores del navío. El paisaje ha cambiado en su fisonomía: las grandes montañas que rodeaban al barco ahora son pequeñas islas planas cubiertas de lengas.

En el agua pequeños trozos de hielo anteceden al ventisquero. La expectación crece, la gente se arropa y las cámaras empiezan a ser una extensión de la mirada, de los brazos y de la admiración.
La “Puerto Edén” navega a baja velocidad por el Río Témpanos, que le hace honor completo a su nombre.
Enormes trozos de hielo obligan a extremar las maniobras, mientras el buque avanza lentamente. Sobre babor, poco a poco, empieza a emerger la principal atracción de este lugar: el gran glaciar.

El Parque Nacional Laguna San Rafael, el más grande de la región de Aysén fue declarado como zona de resguardo el año 1959. Su extensión llega a 1.742.000 hectáreas, de las cuales más de un cuarto corresponden a hielo (400.000 hcts.) y todo ello lo llevó a ser declarado como Reserva Mundial de la Biosfera en 1979. Esa catalogación está dada solamente a las áreas de real importancia conservacionista en el planeta.
El murallón blanco se desmiembra en miles de icebergs de los más diversos tamaños, mientras los pasajeros exclaman maravillas en voz alta. Todo toma el sentido de un sueño, gente absorta mirando algo que ninguna fotografía ha logrado plasmar en la real dimensión.

Las condiciones climáticas permiten el desembarco rápido. Una flota de botes zodiacs esperan a que cada tripulante se enfunde en un salvavidas naranjo. El ambiente es de niños ante un juguete nuevo: ojos bien abiertos, nerviosismo y risas a granel. Una vez en las mini embarcaciones la pericia de cada piloto para sortear este verdadero mar de hielos que cierran el paso hacia la caída del glaciar.
El blanco absoluto contrasta con el azul del agua, los bosques verdes hacen otro tanto en lo cromático del paisaje austral. Sin embargo todas las miradas se concentran en la efímera vida del San Rafael. Cada segundo que pasa su elemento conformador, los bloques de agua congelada, se derrite por el calentamiento global de la tierra.

Va en retroceso, como la gran mayoría en el mundo, por tanto observarlo es, aún más, una oportunidad única. Los zodiacs queda a unos 150 metros de la gran pared de hielos y acá ocurre el clásico ritual del whisky con hielito. Cánticos varios, abrazos, fotos y brindis transcurren caóticos en un espacio mínimo y sobre el gélido mar.
La canción nacional emerge en voces emocionadas de gente que, de esta forma, retribuye una maravilla natural que por ventura tocó estar en un país llamado Chile. La preocupación por el estado de estos portentos depende de un cambio global y cuyos efectos son visibles desde hace unos años de manera preocupante.

¿Qué hace nuestro país por su mantención y estudio? Poco y nada, sin embargo este viaje forma conciencia. Cada uno de los visitantes queda sensible ante el inmenso espectáculo y su fragilidad existencial, depende de sus palabras la capacidad de tomar conciencia de la importancia de cada ecosistema de Chile y del continente.
 
Texto: Jorge López Orozco
 
Enlaces relacionados>>>>
 
 
   
             
  Barco Don Baldo    
     
             
     
     
             
  Palafitos    
     
             
     
     
             
    Cruce Andino  
     
             
Barcaza Pincoya   Tehuelche        
         
             
             
 
 
 
TURISMO AYACARA LTDA. - Puerto Montt-Chile - Teléfonos +56998198637 - +56984433267 - Skype: turismo_ayacara.cl - turismo@ayacara.cl